miércoles, 25 de julio de 2012

Diario de un joven


Diario de un joven.

Era un día normal, como otro cualquiera, sumido en la rutina diaria en la vida de un chico.  Despertarse, trabajar, comer, tiempo de ocio, cenar y dormir. Así podría resumirse la aburrida rutina que tenia este joven.
 
Por aquel entonces dedicaba la mayor parte de su tiempo libre en practicar el arte del dibujo, cosa que no se le daba especialmente bien, porque carecía de técnica. Aun así diariamente realizaba un dibujo, ninguno de estos era original, eran copiados observando un dibujo ya creado por otra persona.

Cada día al terminarlo lo escaneaba y lo publicaba en una de las redes sociales en las que estaba registrado.

Allí esporádicamente recibía opiniones de diferentes personas. Normalmente solo le comentaban cuando a algún usuario le gustaba dicho dibujo, no solía recibir el agrado de la misma persona en los diferentes dibujos que publicaba diariamente.

Hasta que un día cualquiera recibió el agrado de una usuaria a la que no conocía de nada, ni seguía en dicha red social. El joven estaba un poco sorprendido por el trato de esta a la hora de comentar el dibujo. Él simplemente le contestó agradeciendo su bonita opinión sobre el dibujo.

El día siguiente después de publicar como cada día su dibujo, esta misma usuaria volvió a comentar el nuevo dibujo expresando lo mucho que le gustaba el tipo de dibujo de él. Este nuevamente, le volvió a dar las gracias por su opinión de sus dibujos. Por un momento llegó a pensar si se trataría de un “bot”, algún programa de esos de red social que contestaba automático los comentarios de algunos usuarios.

Un día nuevo, un dibujo nuevo y un nuevo comentario de la misma usuaria de siempre.

Era algo extraño, lo normal es que no le gustasen a la gente cada uno de los dibujos publicados por él. 

Nuevamente este le respondió expresando sorprendido que ella le contestase cada uno de sus dibujos. Esta dijo que le encantaban añadiendo que si este le podría avisar siempre que publicará un dibujo para no perderse ninguno. Él le afirmo que le avisaría cada vez que publicara un dibujo, pero en verdad no tenía intención de hacerlo, no se conocían de nada, y no iba a perder el tiempo en avisarle cada día.

Pasaron dos días, con dos nuevos dibujos, pero esta vez no fueron comentados por esta usuaria, algo extraño para él, ya que aunque no lo pareciera le gustaba que le dijeran que le gustaban sus dibujos.
Al día siguiente al terminar el dibujo, a la hora de publicarlo nuevamente en la red social, decidió avisar a esa usuaria que anteriormente siempre le comentaba cada uno de sus dibujos.

Esta le volvió a comentar además de agradecer que le avisase de que había publicado un nuevo dibujo.

Tras esto el decidió agregarle en dicha red social por su amable y encantadora forma de ser. Le preguntó para poder conversar con ella por algún chat de otra de las redes sociales en las que estaba registrado. Ella gustosamente aceptó la petición de él y con ello comenzaron a conocerse.

Tras unos dos o tres días hablando, vieron que tenían gustos parecidos en lo referente al ocio, eran conversaciones muy divertidas, las cuales él deseaba que fueran interminables de lo bien que se lo pasaba con ella.

Al poco tiempo de conocerse y de hablar, él comenzó a sentir algo por ella, cosa extraña porque apenas se conocieron recién y no habían pasado ni dos semanas que hablaban. Pero la forma de hablar y tratar de ella era algo a lo que no estaba acostumbrado él, era muy cariñosa, muy alegre y divertida, remarcando su forma amable y tierna de tratarlo. Él no sabía si era así con todo el mundo o si le trataba en especial así a él.

Un pequeño tiempo después por el que estuvieron hablando, él quiso contarle que sentía por ella. Le dijo que le gustaba, ella no sabía si se lo decía de verdad o era alguna broma, a lo que él afirmo que era verdadero ese sentimiento y le preguntó si era correspondido, se quedo un poco pensativa y contestó que apenas llevaban tiempo hablando y conociéndose como para albergar ese sentimiento. Él reconoció y aceptó que era verdad lo que decía, pero aun así estaba ese sentimiento que sentía al hablar con ella.

Aun a día de hoy siguen en contacto, hablando diariamente divirtiéndose, riendo, diciendo tonterías y habiendo aumentado el cariño entre ambos hasta el grado de quererse. El resto de la historia está por seguir y el destino de ambos por determinar. Tan solo un charquito los separa de poder estar juntos.

¿Podrán estar juntos?

¿Lucharán por forjar un futuro juntos?

Eso el tiempo lo dirá…

                                                                                                                                  Dedicado a Nana ♥ 

No hay comentarios:

Publicar un comentario