domingo, 16 de diciembre de 2012

Capitulo 4. La prueba mágica.


Capitulo 4. La prueba mágica.


Claire apareció junto con Olga en un grandioso laboratorio. En el estaban esperando la bruja suprema, y sus dos compañeras con sus dos respectivas tutoras a su lado. Era una gran sala con gran cantidad de armarios con numerosos botes con extraños líquidos, y la zona central había sido despejada para realizar el examen, allí es donde estaban esperándoles. Olga y Claire se dirigieron hacia allí.
-Hoy es el día en el que os examinareis de la segunda prueba para vuestra ascensión a bruja- dijo la bruja suprema.
Las tutoras de cada una de las aspirantes les explicaron en qué consistía esta segunda prueba.
-“La segunda prueba consta en demostrar tres de los hechizos que habéis estado practicando hasta el día de hoy. Cada una de vosotras tendrá más habilidad en realizar según qué tipo de hechizos y lo más probable es que ninguna coincida en dominar una misma magia. Deberéis demostrar una magia cada una por turnos, y estas según su realización, serán evaluadas.”
La bruja suprema se acerco a las tres pequeñas y les miró por unos instantes a cada una de ellas a la cara, luego retrocedió, y se llevó uno de sus brazos a la espalda.


- La magia es creer en ti mismo, si puedes hacer eso, puedes hacer que algo suceda – mencionó la bruja suprema y añadió- Comenzad con la prueba.
- El orden establecido será en primer lugar Miranda McAllum, seguido de Flora Stripe y por ultimo Claire Sahagún. Cada una mostrara uno de sus hechizos como antes se explicó, hasta un total de tres de ellos- explicó la bruja examinadora.
Todos se alejaron de la zona central de la sala dejándole un gran espacio a la joven Miranda, la cual no parecía para nada nerviosa. Todos formaban un círculo alrededor de esta y la observaban, las tutoras y la bruja suprema, la analizaban para poder evaluar su progreso.
-Bueno comenzare con mi hechizo de la mano espectral- dijo Miranda.
Esta sacó de su mochila un pequeño libro, el cual lo abrió y comenzó a pronunciar unos versos. De pronto de dentro del libro apareció lo que parecía una mano. No se podía apreciar bien porque la mayor parte era trasparente. Esta se comenzó a mover lentamente por la sala hasta acercarse a uno de los muebles que contenía varios botes y probetas con líquidos. Miranda con su mano libre fue dirigiendo la mano espectral a que cogiera una de las probetas del armario. Esta agarró una y se fue acercando poco a poco a ella, hasta que finalmente la cogió con su mano. Miranda cerró el libro y con ello desapareció la mano espectral.
-Con este hechizo puedo sin necesidad de desplazarme mover objetos- dijo Miranda.
Las tutoras todas anotaron el progreso y la realización del hechizo que había demostrado Miranda.
-Muy bien Miranda, ahora puedes retirarte hasta tu nuevo turno. Ahora le toca a Flora Stripe, adelante- dijo la examinadora.
La joven dio unos pasos hasta estar en el centro para que todos pudieran verla. Esta de un ligero movimiento dejo caer de sus largas mangas cuatro dagas al suelo. Extendió sus dos brazos hacia atrás mientras flexionaba las piernas. Cerró los ojos por un instante, tomó y expulsó una bocanada de aire. Rápidamente elevó ambos brazos lanzando cuatro manzanas al aire dio unos giros con los brazos mientras pronuncio unas escasas palabras. Las dagas tumbadas en el suelo levitaron y se dirigieron a una velocidad vertiginosa en dirección a las manzanas. En cada manzana fue clavada una daga. Las dagas con las manzanas antes de caer al suelo fueron levitando hacia Flora. Cuando estaban al alcance de su mano agarró una de las dagas y mordió la manzana.
-Os he mostrado la “corona de espadas” un pequeño truco de mi familia –dijo sonriente y confiada Flora mientras recogía las dagas y las manzanas.
- Buena demostración de rapidez de conjuración y destreza. Puedes retirarte Flora. Es el turno de Claire.
Claire estaba algo nerviosa, se dirigió al centro. Una vez ahí, notó todas las miradas que están fijadas sobre ella. Era un momento muy importante, porque si fallaba y suspendía el examen no sería reconocida como bruja y castigada a realizar las duras pruebas de la bruja suprema.
Claire se dio dos pequeñas palmadas en los mofletes y cerró los ojos, juntó las manos entrelazando los dedos exceptuando los dedos índices de ambas manos y comenzó a recitar. Tras unos segundos de conjurar, apareció a su derecha lo que parecía un clon de Claire. Al parecer el hechizo no le salió bien y no era exactamente igual a ella.
-A-aquí está mi conjuro “clonación múltiple” tan solo se realizar por ahora una copia de mi misma- dijo Claire nerviosa.
A los pocos segundos de separar las manos, el clon de Claire se volvió humo.
-Está bien Claire puedes retirarte. Pasamos a la segunda tanda de hechizos. Miranda un paso al frente.
Claire volvió a su puesto junto a su tutora. Miranda se puso nuevamente en el centro de la sala para ejecutar su segundo hechizo. Esta se quedó observando a la bruja suprema, alzó su brazo izquierdo lo más alto que podía y con su mano derecha chasqueó sus dedos, de pronto se torno unos segundos invisible y al instante apareció transformada como la bruja suprema. Bajo los brazos y se acercó a ella poniéndose a su lado.
-Ya veo, estas aprendiendo el hechizo de transformación o disfraz- comentó la examinadora y añadió: pero veo que todavía no lo dominas del todo, tu transformación es igual que si la bruja suprema se reflejara en un espejo, me di cuenta al ver que no tienes el parche en el mismo ojo que la bruja suprema, aun así no es nada fácil aprender este hechizo, muy bien puedes volver a tu sitio.
La joven bajo sus brazos y volvió a tener su apariencia normal, muy sonriente volvió junto con su tutora.
-Flora Stripe es nuevamente tu turno.
Esta se puso en el centro de la sala, sacó de su bolsillo derecho una tiza y se puso a dibujar un círculo mágico en el suelo. Tras dos minutos dibujándolo esta se puso nuevamente en pie, cerró los ojos, se llevó una mano al pecho y con la otra estirada comenzó a conjurar. Al terminar de recitar el último verso, del circulo mágico apareció un joven chico.
-Un hechizo de invocación perfecta, no es nada fácil dominar este arte, pero he de decir que es muy peligroso ya que un pequeño despiste y el invocado o puede desaparecer o dejar de obedecerte. Puedes cancelar la invocación Flora- dijo la examinadora.
Justo cuando Flora fue a borrar el círculo mágico para así anular la invocación, el joven le atravesó el pecho con su brazo derecho, esta anonadada y absorta escupió mucha sangre. La examinadora rápidamente fue allí y borro una parte del circulo mágico, y así desapareciendo el chico que mostró una sonrisa mientras se lamia los dedos ensangrentados.
Todos los presentes se quedaron asombrados por el accidente que acababa de ocurrir.
- Tendría que haber previsto que podría haber ocurrido algo así en el caso de invocación- expreso lamentándose la examinadora mientras aplicaba primeros auxilios a la joven.
Claire se acercó a su compañera malherida, agarró el colgante que llevaba mientras con la otra mano la puso en el pecho de la chica. Comenzó a conjurar, y de su mano apareció una luz blanca. Todas se quedaron sorprendidas por lo que estaba haciendo Claire y la bruja suprema frunció su ceño.
-¿Dónde has aprendido esa magia prohibida por las brujas, pequeña?- expresó algo furiosa la bruja suprema.
Cuando Claire termino de recitar los últimos versos se vio como su compañera abrió los ojos recuperada.
-Me la enseñó mi padre antes de desaparecer- respondió Claire.
Hubo un leve silencio.
Flora se levantó tras todo lo ocurrido y fue acompañada por su tutora a la enfermería del laboratorio para examinarla.
- Se da por finalizada la segunda prueba por culpa de estos incidentes. En los siguientes días procederemos a dar las evaluaciones de hoy- concluyó la bruja suprema.
Todas poco a poco fueron abandonando la sala.
-Claire, debes saber que ese tipo de magia está prohibida. ¿Cómo se te ha ocurrido utilizarla delante de la suprema?- preguntó Olga.
-No podía quedarme quieta mirando como una compañera moría- respondió Claire.
-Bueno dejemos el tema, te acompañare a casa y en cuanto tenga la evaluación pasaré para comunicártela.




No hay comentarios:

Publicar un comentario