jueves, 13 de diciembre de 2012

Noche de pasión [+18]


Noche de Pasión

Era una noche calurosa de verano. Él y ella acabaron de terminar de ver una película a las tantas de la noche como hacia cada fin de semana que quedaban. La madre de ella hacia rato que se fue a dormir, por lo que andaron silenciosos hacia la cocina para no despertarla.
-¿Te apetece tomar algo antes de ir a dormir? - preguntó ella.
- No, no me apetece- contestó él y añadió: ¿Te gustaría pasar una noche excitante?
Ella se ruborizó y giró la cara hacia el frigorífico.
-Calla, tonto- respondió tímidamente.
Él se le acercó y justo cuando iba a abrir la nevera, él se abalanzo contra ella.
-Ya no puedo esperar más- mencionó él.
Esta intentó esquivarle pero no le dio tiempo a reaccionar a tiempo, ya que le agarró ambas muñecas con una de sus manos, con la otra le cogió y la tumbó encima de la mesa de la cocina.
-Bobo, vas a despertar a mi madre- murmuró.
-Tranquila- respondió él.
Ella forcejeó para intentar soltarse, pero él tenia controlada la situación inmovilizándola los brazos y con la otra sujetándole las piernas. Era una situación excitante en la cocina con una leve luz que la iluminaba tenuamente, dándole un toque morboso a la situación.
Él sonrió y avanzó lentamente encima de ella mientras la seguía sosteniendo por manos y piernas, hasta poner su cara frente a la de ella. Le lanzó una mirada seductora y desafiante, ella aparto la mirada ruborizada cubriéndose la cara con el flequillo del pelo,estaba nerviosa con el pulso acelerado junto a su respiración que comenzó a ser irregular.
Estaban muy pegados los cuales podían sentir la calidez de sus cuerpos tocándose.
-No tengas miedo, déjate llevar- le susurró él al oído mientras le mordisqueaba la oreja.
Poco a poco le fue besando por las mejillas y fue bajando por el cuello hasta llegar a la altura del pecho. En ese momento con la mano que sujetaba sus piernas donde la metió por debajo de su minifalda azul marino, deslizando sus dedos por ellas hasta llegar a su ropa interior donde comenzó a masajear suave y delicadamente con los dedos.
Esta al notar el contacto en sus partes intimas dejó escapar un leve gemido placentero.
-¿Que ha sido eso? - preguntó él.
Ella no respondió pues seguía ocultando su cara en la manera de lo posible. Él no paraba de tocar dulcemente, de manera lenta y continuada. Parecía que a ella disfrutaba y le gustaba. Estaba con los ojos cerrados mientras se mordía los labios con una expresión en su cara de placer y excitación.
-Eres hermosa- le susurró.
- Tonto.... - le respondió con tono avergozada.
Él disfrutaba viendo el rostro de ella intentando disimular que no le gustaba, pero esta era incapaz de resistirse y mostrar expresiones de disfrute y excitación.
Él dejó de masajear por unos instantes, retirando la mano y acariciando sus piernas. Esta se relajó y comenzó a respirar mas pausadamente. Seguidamente subió su mano a la falda y la dirigió poco a poco rozándole hasta meterla por debajo de su camiseta blanca de tirantes. Deslizó su mano por el ombligo y siguió subiendo hasta llegar a sus pechos notando el tacto de sus senos rodeados por el sujetador. Comenzó a acariciar uno de ellos. Se le volvió a acelerar el pulso y volvió a gemir, este acercó su rostro al de ella y se le quedó mirando fijamente a los ojos, pero ella no pudo mantener la mirada fija en el y se volteo un poco con la cara roja. Este le encaro de nuevo a la vez que le dio un beso en los labios, esta puso cara de sorpresa mientras sonrío. Ambos cerraron los ojos y comenzaron a darse besos cortos en los labios hasta que terminaron besándose.
Mientras se besaban el dejó de acariciar sus pechos, comenzando poco a poco a quitarle la minifalda que llevaba  Ella lo noto y le facilito el trabajo ayudandole moviendo sus caderas al ritmo que el iba quitandoselo con una mano. Una vez quitada, este liberó ambas manos de ella, le dio un leve mordisco en el labio inferior y le besó por un costado del cuello mientras sus manos pasaban hábiles acariciando sus caderas, este sintio contraerse el cuerpo de ella, continuó besando pasando por sus pechos mientras los masajeaba y siguió por la cintura cruzando por el ombligo hasta que llegó a su parte intima donde se detuvo.
-Estas un poco mojada- le dijo el sonriente mirándole las braguitas blancas con lacitos las cuales estaban algo húmedas.
-Calla... - expresó ruborizada y en tono infantil.
Este no pudo evitar sonreír al verla así de ruborizada y adorable. Con lo que se acercó a ella nuevamente a darle un largo beso apasionante en los labios.
-Malo...- le susurró tiernamente y sonrojada.
Él sonrió y volvió a donde lo había dejado. Agarró de los lazos con sus manos y empezó a bajar su lencería blanca, esta nerviosa bajó una de sus manos y agarró una mano de él a la vez que se le quedó mirando. Este se acercó la mano suya y se la beso, le dio una caricia apartándola de su ropa intima y siguió quitandosela lentamente. Cuando deslizó las braguitas por sus largas y hermosas piernas, ella se llevó una de sus manos a la boca. Cuando se las quitó por completo las dejó en el suelo apartadas para que no molestaran. En ese instante fue cuando se le quedó mirando a la parte intima de ella. Se acercó y comenzó a besar en repetidas ocasiones mientras con una mano acariciaba una de sus piernas y con la otra la deslizaba con los dedos ahí a medida que besaba. Ella en esos momentos por su cuerpo recorría una excitación y un placer que desconocía, era algo electrizante que le mantenía el pulso y el corazón a toda velocidad.
-N-no p-pares – susurró ella.
Descendió una mano acariciando la cabeza de él mientras este le besaba y le tocaba, su otra mano se la llevó a la boca mordiéndose el dedo indice intentando evitar soltar un fuerte gemido de placer y evitar despertar a su madre. Era imposible soltar algún sonido leve de tanta excitación que pasaba. El notaba que de cada vez estaba mas excitada ella, notando la calidez de su cuerpo.
Tras un largo rato de placer, ella se levantó con lo que él paró. Se le acercó a él dándole un beso y le dio un fuerte abrazo, con el que sus pechos se acomodaron moldeándose sobre el pecho de él. A medida que se besaban ella le iba quitando la camiseta verde que levaba puesta, hubo un leve parón para quitar por completo la camiseta, ella la lanzó al suelo y en ese instante él fue a besarla de nuevo, pero ella le puso su dedo indice en sus labios. Este quedó algo extrañado.
-Ahora me toca a mi bicho- le susurró en tono sensual mientras le guiñaba el ojo.
El no pudo evitar sonrojarse mientras ella se agachaba descendiendo sus manos cálidas y pequeñas hasta sus vaqueros. Le comenzó a quitar el cinturón y seguido le desabrochó el botón del pantalón  El pulso de él comenzó a aumentar, esta bajó la cremallera, y al bajarla le asusto al ver como el calzoncillo bóxer negro y rojo de él sobresalió del pantalón  Se le escapó una pequeña carcajada y le miró a él, quien estaba algo nervioso, le quito el pantalón lentamente y lo dejó en el suelo. Ella se levantó y le sentó en una de las sillas de la cocina. Una vez sentado él, se volvió a agachar y se le quedo mirando la parte intima de él, la cual notaba que estaba algo excitada porque sin tocarla en ocasiones hacia leves movimientos. Para ella era algo nuevo y no sabia como actuar. Se acercó un poco mas y comenzó a masajearle aun con el bóxer puesto.
A él se le notaba bastante excitado también pues su respiración comenzó a acelerarse y ella eso lo notó. Le comenzó a besar por la punta en repetidas ocasiones mientras con las manos le acariciaba. Seguidamente agarró el bóxer y dio dos flojos tirones hacia abajo, él entendió el mensaje y se levantó de la silla para facilitarle el trabajo. Volvió a cogerle del bóxer con ambas manos y le fue bajando su ropa interior lentamente mientras le seguía besando ahí, pero en un momento ella no previo que debía dejar de besar mientras se los bajaba los bóxer y le golpeó en la cara con su miembro. Ella no pudo evitar reírse tras lo acontecido y por no haberlo previsto, él también sonrió por la escena cómica  Tras unas pequeñas risas ella se puso a observar su parte intima, en verdad no sabia bien como comenzar y actuar, pero se dejó llevar. Agarró el miembro y notó que este estaba algo blandito, el gimió y soltó aire de la excitación. Al poco tiempo de tenerlo agarrado con la mano, comenzó a notar como se endurecía mas de lo que estaba, se quedó algo sorprendida y comenzó a rozarla con sus labios húmedos  Tras un par de besos y caricias lo fue sustituyendo por felaciones de arriba a abajo como si de un helado se tratase. Ella siguió y pasó a introducirla en su boca, poco a poco comenzando solo con la punta de este. Él en ese momento jadeó muy excitado. Ella le miró y él le devolvió la mirada, ambos estaban ruborizados en aquel instante. Ella cerró los ojos y continuo con lo de antes. Él mientras ella le estaba chupando le sujetaba su largo pelo rubio el cual en ocasiones le molestaba a la hora de hacerlo. Con el tiempo le fue cogiendo gusto y fue aumentando la velocidad. Cuando la tenia dentro de la boca, aplicaba un juego de lengua masajeandole su miembro y lamiéndolo al sacarla, haciéndole llegar a a él una ardor muchísimo mayor y placentero. Llegó un momento que él no podía aguantar mas el calentamiento que tenia encima a causa de la excitación, este aprovecho un momento que la sacó de su boca y se agachó, estiró los brazos agarrándola a ella por las nalgas, juntando sus cuerpos y sintiendo la calidez de estos. Tiró fuerte de ella hasta que las sensibles puntas de los senos de esta tocaron el pecho de él, al levantarla la llevó hasta la mesa de la cocina y la tumbó boca arriba. Ella se quedó algo sorprendida tras su repentina y brusca reacción. El miró la parte intima de ella y acercó su miembro a ella. Ella deslizó una de sus manos agarrándosela para guiarle a su vagina, cuando estaba la punta medio introducida ella subió su mano y se agarro su pecho mientras que con la otra mano se la puso en la boca mordiéndose el dedo corazón. Él la introdujo entera lentamente notando una sensación increíblemente placentera. Al estar toda dentro ella hizo una leve mueca de dolor, al parecer le había dolido un poco la primera penetración. El lo notó y sin sacarla ni moverse mucho se deslizó sobre ella, allí notaron como sus respiraciones se entrelazaban la de uno con el otro, hasta ponerle su cara frente a la de ella besándola  Esta le puso sus manos en la cara agarrándola y él con una mano en la mesa para mantener el equilibrio y con la otra tocándole el pecho mientras se daban un apasionante beso. Mientras se besaban comenzó a a penetrarla en repetidas veces, y tan solo paraban de besarse para soltar algún gemido de placer. La penetración era asombrosa donde se notaban como se unían con una mínima sensación de roce y presión. Ella en su interior notaba su presencia solida e intima como iba entrando y saliendo a un ritmo constante. Ella en un instante soltó un largo gemido.
-Me gusta- le susurró él.
-¿A que te refieres?- contestó ella.
-Este ultimo gemido que has emitido, hace que me guste mas hacerte el amor.
Mmm- musitó ella.
Él le deslizo sus manos que descendían por su espalda y delinearon la curva de sus caderas.
-Quiero volver a escuchar ese gemido- le susurró.
-No...- respondió tímida.
Este le agarró de las caderas y tiró de ella a la vez que el empujó fuerte dentro de ella con fuerza. Se le escapó un fuerte gemido en el aire, donde necesito tomar una bocanada de aire. Su respiración se notaba mas acelerada. Esta subió sus piernas cruzandolas en la espalda suya y abrazándole por el cuello, mientras él siguió, incluso aumentando el ritmo donde ambos disfrutaban en su máximo explendor de la situación. Llegó un momento donde él no podía mas y se recostó encima suya intentando tomar algo de aliento.

- ¿Has escuchado eso?-le preguntó ella.

- Lo único que he oído hasta ahora es a ti gemir, cariño.

-Tonto- refunfuñó

 Seguido la cogió en brazos y la llevó con el a una de las sillas de la cocina donde se sentó y se la introdujo a ella mientras la sentaba sobre ella. Lo único que la sujetaba a ella eran sus manos encima de los hombros de él y la tensión que ejercía ella ahí abajo. Se volvieron a besar y el la cogió de la cintura y le guió para seguir con la penetración. Ella comenzó a impulsarse con sus piernas de arriba a abajo,chocando sus nalgas cada vez que descendía con las piernas de él. Se ayudaba también con las manos que tenia en sus hombros para coger impulso. Cuando cogió el gustillo ella comenzó a cabalgar sobre el y tomo las riendas. Él soltó sus caderas y comenzó a acariciarle el pecho con una mano y con la otra se la deslizó en su mejilla mientras le daba un beso.
El ambiente estaba muy caldeado y el cansancio se comenzaba a notar en ellos.
-Me voy a venir- dijo él jadeando mucho.
-Y-yo t-también- le respondió ella y añadió- hagamoslo mas rápido.
A partir de ahí aumentaron el ritmo de la penetración. El le volvió a coger de las caderas y comenzó impulsarle a ella. Esta dejo de moverse dejandole a el que hiciera todo. El ritmo aumentaba mucho, de cada vez mas rápido sus respiraciones aumentaron y cada vez jadeaban mas. Ella le abrazó fuerte a la vez que le susurró un gemido largo y orgasmico a la vez que eyaculó, mientras el terminaba con las ultimas penetraciones hasta que en la última le dio un fuerte empujón y eyaculó dentro de ella. Se quedaron abrazados y jadeantes al terminar. Ella se apoyo sobre su hombro. Él notó como le mojaba la eyaculación de ella y esta notaba como por sus paredes vaginales descendía la eyaculación de él.
-Malo, lo hiciste dentro- dijo ella exhausta.
El se asustó
-Mierda, me deje llevar por la excitación- expresó asustado él.
Ella se le acercó y le beso en la mejilla.
-Tonto, sabia que tarde o temprano lo haríamos y comencé a tomar la píldora- le susurró al oído.
Él algo aliviado tras escucharla cogió sus mofletes dándole un pellizquito.
-Te quiero mucho mi princesa- le susurró.
 Se ruborizo y sonrió, estiró sus brazos hacia él, le abrazó y acabaron besándose. Cuando terminaron de darse el beso ella abrió los ojos y le pareció ver una sombra que estaba detrás del marco de la puerta. Ella fijó mas la vista recostándose mas encima de él y allí vio que quien estaba viéndolos era su madre. Les había pillado.

2 comentarios: